¿Estamos abocados a un Titánic nuclear?. La plataforma Tanquem Cofrents, que agrupa a los principales grupos ecologistas además de sindicatos y otras organizaciones de la sociedad civil valenciana, quiere manifestar su absoluto rechazo a la prolongación del periodo de funcionamiento de la central nuclear de Cofrentes, más allá del 2021, en el que cumpliría 37 años de vida.

 

Parece absolutamente irresponsable intentar alargar el periodo de funcionamiento hasta 47 años como pretende la empresa Iberdrola con la complicidad del gobierno de España y la empresa pública Enresa.

La central ya está en unas condiciones pésimas, con averías continuas, como hemos ido sacando a la luz todos estos años y prolongar su funcionamiento supone aumentar exponencialmente el riesgo de grave accidente que afectaría a toda la ciudadanía valenciana.

Además mantener la energía nuclear supone un bloqueo a la implantación de las energías renovables que el mismo gobierno ha planeado en su Plan Nacional Integrado de Energía y Clima, porque cada vez más la suma de las energías renovables supera a la demanda en momentos puntuales y esto obliga a desconectar molinos o cerrar plantas solares desperdiciando energía y afectando en consecuencia al rendimiento de estas instalaciones de energía renovable.

De hecho las centrales nucleares suponen un verdadero tapón a la transición energética con un sistema basado en energías renovables, es decir un sistema descentralizado, más limpio, más barato y  democrático.

También hay que resaltar que mientras que Alemania, ha presentado un calendario de cierre de sus centrales nucleares, con un periodo de funcionamiento medio de 33 a 34 años, aquí se pretende prolongar sus años de funcionamiento, como en este caso la Central Nuclear de Cofrentes, hasta los 47 o 48 años de vida, lo que consideramos desde la plataforma que es totalmente irresponsable.

La plataforma Tanquem Cofrents, seguirá luchando, argumentando los problemas y sacándolos a la luz pública,  para impedir que esta prolongación se haga realidad y que la central se cierre definitivamente en el año 2021 evitando así  mismo, la necesidad de construir un depósito de basura radiactiva en Cofrentes, que además tenemos que ser conscientes que lo pagamos con los impuestos de todos los ciudadanos, en un caso más de externalización de los gastos que tienen las empresas nucleares, como Iberdrola.

Los que adoptan estas decisiones “alegre e irresponsablemente”, ¿asumirán la responsabilidad de una tragedia en caso de accidente nuclear?. El impacto sobre la población sería de tal magnitud que es  vergonzoso, que tanto empresarios de Iberdrola como políticos del gobierno, no sean capaces de asumir el error de haberse embarcado en esta decisión y nos lleven a un destino probable como si se tratase de un TITANIC NUCLEAR.

PLATAFORMA TANQUEM COFRENTS: CGT, Ecologistas en Acción, Acció Ecologista-AE Agró, Greenpeace, Plataforma Per Un Nou Model Energètic, Salvemos Mijares, Marfull, Xúquer Viu, La Ribera en Bici, Intersindical Valenciana,Espai Alternatiu