La empresa nos debe nóminas, incumple sistemáticamente el convenio colectivo y mantiene una actitud intolerable hacia quienes trabajamos en ella.