Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo 2019

El 28 de abril es el día mundial de la seguridad en el trabajo, para ir haciéndonos una idea, aún con cifras maquilladas, un total de 652 personas fallecieron en accidente de trabajo en 2018, un 5% más. En este artículo hacemos un análisis de la salud laboral en la Región de Murcia, con ejemplos sobre empresas y otros actores implicados en este tema.

HISTORIA

En España puede remontarse al siglo XVIII, y más concretamente al día 3 de diciembre de 1778, la fecha en la que Carlos III promulga un edicto en el cual ordena a los jueces de la corte que investiguen los accidentes que se producen en los albañiles, que prestan servicio en las obras tanto sean de la corte como privadas, dado el gran número de accidentes, y que posteriormente daría lugar a la adopción de medidas de seguridad, que si bien precarias, pueden ser considerados como el germen del sistema de prevención en nuestro país. En realidad, y si nos referimos a la higiene industrial en materia de prevención.

A efectos de lo que interesa, en España probablemente fuera la Ley Benot, de 1873, el primer texto legal que de modo general regulase aspectos en materia de higiene y seguridad aplicables a los trabajadores por cuenta ajena.

En efecto, la revolución industrial trajo consigo una notable modificación en los procesos de producción que afectó también notablemente a la sociedad en su conjunto, configurando un nuevo panorama en la Europa del siglo XIX. El consecuente incremento de la producción y la ampliación de los mercados y las rutas de comercio, supuso una creciente demanda de mano de obra, que era satisfecha en primer lugar por el éxodo del campo a la ciudad y posteriormente por el extraordinario crecimiento demográfico experimentado ante tales avances.

No obstante, el excesivo desarrollo de la industria, el surgimiento de las grandes empresas manufactureras y particularmente su desordenado crecimiento durante el siglo XIX dio lugar al fenómeno conocido como pauperismo, que no es sino el progresivo empobrecimiento y la penuria generalizada de las áreas obreras. El pauperismo generado por el desarrollo industrial vino a agravarse con la progresiva implantación de una maquinaria cada vez más generalizada, que sustituían al esfuerzo humano, y que consecuentemente generaban bolsas de pobreza cada vez mayores en las áreas industrializadas. La situación para los trabajadores que conservaron el empleo no fue mucho mejor. Las duras jornadas a las que venían sometidos, los salarios irrisorios, las pésimas condiciones de seguridad, las deficientes medidas higiénicas y el incremento de los accidentes laborales producidos por la nueva maquinaria industrial acabaron por concienciar al legislador de la necesidad de intervenir en la regulación de las condiciones en que se prestaba en trabajo por cuenta ajena.

El que la intervención posteriormente se acrecentara se debió en buena medida a la cada vez más relevante presencia de la maquinaria industrial, que convertían al obrero en una mera fuerza auxiliar de éstas, y que lo colocaban en una especial situación de precariedad. Los accidentes de toda clase en las industrial se multiplicaron exponencialmente, al tiempo que la desaparición de los gremios y colectividades que con anterioridad habían dado cobertura al accidentado, dejaba al trabajador en una situación de total desamparo, que por añadidura quedaba privado por otra parte de la posibilidad de trabajar para lograr su sustento.

Esta nueva situación hizo que muy pronto se pensara en la necesidad de imputar al empresario la responsabilidad por los daños que se pudieran ocasionar a los obreros como consecuencia del desempeño de su profesión. Finalmente, daría lugar a la promulgación en España de la Ley de Accidentes del Trabajo de 1900, que define lo que comúnmente se entiende por accidente laboral, reconociendo el derecho que tiene el obrero a ser indemnizado por las lesiones que sufra con ocasión o como consecuencia del trabajo que realiza.

A esta norma le siguieron otras que paulatinamente ampliarían la intervención de las administraciones públicas en materia de seguridad e higiene en el trabajo. Sin ir más lejos, sólo 6 años más tarde, el Reglamento de la Inspección de Trabajo creaba un cuerpo de funcionarios que debía velar por la correcta aplicación de la legislación laboral.

El Reglamento General de Seguridad e Higiene, promulgado en 1940, supondrá el siguiente paso más en la consolidación de un verdadero sistema de prevención de riesgos laborales, por cuanto se trata de la primera norma que recoge de forma sistemática y rigurosa medidas de seguridad e higiene en la empresa y que nacía con la vocación de proteger al trabajador contra los riesgos derivados de su actividad laboral. El sistema implantado por este Reglamento se culminaría posteriormente con la creación del Servicio Social de Higiene y Seguridad en el Trabajo en 1970 (el actual Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo) y con la Ordenanza General de Seguridad e Higiene en el Trabajo (1971), técnicamente más depurado que el Reglamento de 1940 y que se mantuvo en vigor hasta 1995 (fecha en la que fue derogado por la actualmente vigente Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales (LPRL).

Ya en democracia, la prevención de riesgos laborales en nuestro ordenamiento constitucional debe entenderse dentro del mandato expreso contenido en el artículo 40.2 CE que ordena a los poderes públicos “velar por la seguridad e higiene en el trabajo”.

ESTADISTICAS EN MURCIA

La Consejería de Empleo, Universidades, Empresa y Medio Ambiente presentó en febrero de 2019 la 'Estrategia de salud y seguridad laboral 2019-2022', dotada con más de 40 millones de euros, que contempla 160 medidas destinadas a reducir la siniestralidad laboral en todos los sectores.

Este documento expone claramente que "el número de accidentes de trabajo en la Región de Murcia ha seguido una evolución ascendente, situación que se ha producido también en el promedio nacional. Se podría considerar que esta circunstancia es consecuencia del aumento de la población trabajadora pero la realidad es que, en términos porcentuales, han subido más los accidentes que el número de trabajadores y esta desproporción se refleja en el incremento de los índices de Incidencia."

Accidentes de trabajo registrados

Según el Boletín de Siniestralidad Laboral en la Región de Murcia de enero a noviembre de 2018, elaborado por a CROEM, se registraron 17.411 accidentes de trabajo con baja hasta el mes de noviembre de 2018, un 0,2% más que en el mismo periodo del año anterior.

Accidentes con baja en jornada de trabajo por sectores económicos.

Por sectores de actividad, el sector servicios fue el que presentó mayor número de accidentes registrados con 6.790, seguido de la industria con 3.430, la agricultura con 3.390, y por último la construcción con 1.730 accidentes acumulados.

Cabe destacar ejemplos como el sector de la agricultura, donde la cultura de prevención está tan poco implantada que el 26,3% de los trabajadores accidentados (1.076 víctimas) llevaban menos de un mes en el puesto en el momento del accidente: 165 han ocurrido en el primer día de trabajo y 425 en la primera semana, según la Dirección General de Relaciones Laborales y Economía Social de la Comunidad Autónoma de Murcia.

Accidentes con baja en jornada de trabajo

De los 15.340 accidentes con baja en jornada laboral registrados, 15.233 fueron leves, 85 graves y 22 mortales.

Comparando estos datos con los obtenidos en el mismo periodo de 2017, el número total de accidentes aumentó un 0,5% (+72) pasando de 15.268 accidentes con baja en jornada de trabajo a 15.340.

Enfermedades Profesionales

Se comunicaron 714 partes de enfermedades profesionales con baja, 150 más que en el mismo periodo del año anterior, experimentando un incremento del 26,6%.

UNA DOSIS DE REALIDAD

Un laberinto formado por Sindicatos (Comités de Salud), empresarias/os, Inspección de Trabajo, gobernantes, Mutuas e INSS (Instituto Nacional de la Seguridad Social) acaban por desprotegernos de los riesgos laborales a los que nos exponen los empresarios.

SINDICATOS

CCOO y UGT conmemoran el Día de la Seguridad y Salud en el Trabajo y reclaman al Gobierno regional mayor inversión en prevención de riesgos laborales. CGT se vio obligada a denunciar ante la justicia incumplimiento del Convenio Colectivo por parte de la Sociedad Estatal Correos y Telégrafos y los firmantes de dicho convenio CCOO, UGT, SL (Sindicato Libre) y CSIF por no haber constituido el Comité de Salud órgano que tiene como único objetivo velar por la salud y seguridad de las trabajadoras/es. Lógicamente el FALLO les obliga a formarlo.

 EMPRESAS

ALIMENTACIÓN EL POZO, se rige por el método Bedaux, tienen 4 ritmos de trabajo, alto, muy alto, super-alto y mega-alto, en el año 2019 todavía está evaluando riesgos, por lo que la mayoría de sus trabajadoras desconocen  a los riesgos que están expuestas. Las lesiones que se repiten en EL Pozo son epicondilitis, epitrocleitis, manguito rotador, túnel carpiano, cervicalgias, entre otras….., todas ellas ligadas a los movimientos repetitivos y reconocidas como enfermedades profesionales. Las tiene reconocidas la empresa como tales, NO. Lo que presumiblemente se provoca se debería asumir.

AMBULANCIAS MARTÍNEZ Y MURCIANA DE ASISTENCIAS EMERGENCIAS, incumple REQUERIMIENTO  de Inspección de Trabajo y no realiza las Evaluación ergonómica que se le requiere, prefiere pagar la multa que pueda imponerle Inspección de Trabajo que asumir la obligación que tiene con sus trabajadoras/os que no es otra que velar por su salud y seguridad.

Esto es un ejemplo de los tantos que se repiten en diferentes empresas.

INSPECCIÓN DE TRABAJO

En dos ocasiones CGT tuvo que poner quejas sobre dos Inspectores a la Dirección General de Inspección de Trabajo de Madrid por discrepancias en la aplicación de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, la RESOLUCION de Madrid DICE:

Se observa, no obstante, que el actuante no valora la evaluación de riesgos ergonómicos realizada por la empresa por lo que se dan instrucciones a la Inspección de Trabajo y Seguridad Social de Murcia para que realicen las actuaciones que proceden”

Así fue, una Inspección de Trabajo que no valoró lo único que se denunció y que tuvieron que recordarle sus obligaciones

A un así no logramos salir del laberinto, uno de los casos tiene que ver con ALIMENTACIÓN EL POZO, el mismo Inspector determina que la empresa debe realizar las evaluaciones ergonómicas y le da un plazo de 4 meses como máximo para iniciar el proceso, en ningún momento recoge el tiempo límite para su finalización, eso quiere decir que EL POZO puede estar un siglo para finiquitar las evaluaciones y estará cumpliendo el requerimiento, infumable, pero ahí está el Comité de Salud, mal asunto.

GOBERNANTES

Incumplidores de leyes, Ayuntamiento de Ceutí colectivo de trabajadoras de la Limpieza de Institutos, colegios, polideportivo, etc. Se realizó una evaluación de riesgos que dio resultados escalofriantes, en ella se contempla las acciones que se realizan y las que se deberían realizar, fregado de pavimentos (    ) acciones observadas 3.600, acciones recomendadas 184,28, consecuencias, un 35% de absentismo como media lesiones habituales, epicondilitis, epitrocleitis, manguito rotador, túnel carpiano, entre otras…, en la misma línea del Pozo, todas ellas por un exceso de movimientos repetitivos. Solución del  Alcalde, propone menos horas de trabajo para realizar las mismas tareas, el resultado de esa medida no deja lugar a dudas, irá agravando el estado de las que ya tienen lesiones y provocará a quien no las tienes acaben teniéndolas. Menudo gobernante, si falla en lo más elemental que se puede esperar de él, de todas maneras el resto de partidos también han cerrado los  ojos, excepto uno.

El artículo 40.2 CE ordena a los poderes públicos “velar por la seguridad e higiene en el trabajo”.

MUTUAS

Bastará un ejemplo para dejar claro el proceder de la Mutua ante los intereses del empresario.

Mutua da la baja a un trabajador por accidente laboral, la empresa posteriormente se pone en contacto con la Mutua y le dicta la siguiente orden.

Que no reconozca como laboral el hecho causante que origino la lesión.

La Mutua fiel a su dueño rechaza el incidente como laboral y deriva a la persona lesionada a la Seguridad Social

Tampoco se molesta en investigar una lesión que está contemplada como enfermedad profesional

SEGURIDAD SOCIAL

Ante los abusos de las/os empresarios y la imposición hacia la mutua como pagador, nos queda el INSS, o eso creíamos.

Ante una denuncia al INSS por derivar un accidente laboral hacia enfermedad común, el Equipo de Valoración de Incapacidades RESUELVE:

Declarar de carácter COMUN del proceso de Incapacidad Temporal. Si no está conforme con la resolución adoptada podrá interponer reclamación previa a la vía juridisccional…”

Ante esta resolución, la CGT reclamó jurídicamente, resolviendo el FALLO que efectivamente, se trataba de un accidente laboral. La documentación presentada fue idéntica a la del INSS, por tanto ¿Que es lo que no vio o no quiso ver el INSS que si contemplo la justicia?.

ESTADISTICAS

Este laberinto difícilmente permitirá recoger el número real de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, lo que no cabe duda es que supera a las cifras oficiales.

Para que ese laberinto no acabe contigo o salgas lo menos perjudicada/o posible ponte en contacto con nosotras, es muy importante hacerlo desde su incio, no reaccionemos cuando hayamos recorrido un tramo, eso complicaría las cosas.

Enlaces relacionados:


  • Twitter

  • Facebook

Recibir información de CGT Murcia

Y por whatsapp?