Ferrer Guardia y el catolicismo españolAutor: Manuel Lizcano

EditorialEducació i història (Revista d'història de l'educació, nº 1, págs. 53-55)

ISSN: 1134-0258

DL:

Género: Religión - Pensamiento Libertario - DIA (Desde el Interés Académico) - Cultura Libertaria

Año: 1994 (1ª edición)

Páginas: 3 (9 x 12’5 cm.)

PDF: SI (sólo PDF) - Pincha abajo

 

EN 100 PALABRAS: breve aportación al tema que Manuel Lizcano centra en los siguientes puntos de reflexión:

1. Las mentalidades libertaria y católica en la "generación del Desastre".

2. Los tiempos corto, medio y largo en los acontecimientos sociales.

3. Utopía, estructuración y entropía en los sistemas sociales.

4. Arquetipos y contaminaciones en la cultura liberante española.

5. El libre o anarca tras la revolución española e hispánica.

_________________________

 

Francesc Ferrer i GuàrdiaFRANCESC FERRER I GUÀRDIA (1859-1909), tras volverse a casar en 1899 con la maestra librepensadora Leopoldine Bonnard recorre Europa donde adquiere los conceptos de pedagogía libertaria que luego pondrá en práctica al heredar 1.000.000 de francos de una ex-alumna, Ernestina Meunier, creando la“Escuela Moderna” en Barcelona (1901), lo que le acarreó la hostilidad de conservador*s y la Iglesia Católica. Fue fusilado acusado de instigar la Semana Trágica de Cataluña (ocurrida del 26 de julio al 2 de agosto de 1909). Las protestas por su muerte provocaron la caída del gobierno de Maura.

 

Manuel LizcanoMANUEL LIZCANO PELLÓN (1921-2004), perteneciente a la que él mismo llamó "generación perdida" de la posguerra civil, fue pionero de la sociología en España, siguiendo los cursos de Sociología de las Religiones en 1956 en el CNRS de París, donde trabó amistad con Enri Desroche y Edgar Morin. Procedente de la militancia obrera católica de izquierdas durante los años más duros del franquismo, fue miembro fundador del Felipe (Frente de Liberación Popular, al que después repudió por su deriva comunista) y promovió el diálogo entre los sectores más abiertos del anarcosindicalismo (que por entonces empezaba a abandonar las cárceles), del obrerismo cristiano y del sindicalismo oficial. Ante el bloqueo de las autoridades académicas de la época, fundó en Madrid el Instituto de Sociología y Desarrollo del Área Ibérica (Isdiber), de orientación iberoamericanista y comunalista, donde cursaron e impartieron cursos de posgrado eminentes figuras políticas e intelectuales de la América hispana, como el que sería presidente de Perú, Alan García. Desde esta plataforma organizó los primeros Foros Iberoamericanos, precursores de las actuales Cumbres Iberoamericanas. Mantuvo una estrecha amistad con Diego Abad de Santillán.