La Crisis del Socialismo

Autor: José García Pradas y Rudolf Rocker

EditorialSolidaridad Obrera

ISBN:

DL:

Género: Pensamiento Libertario

Año: 1947 (1ª edición)

Páginas: 117 (9 x 12’5 cm.)

PDF: SI (sólo PDF) - Pincha abajo para descargar

 

EN 100 PALABRAS: si las ideas políticas del anarquismo están situadas en el contexto de los socialismos, ¿cómo explicar, en términos sencillos, las razones por las que discrepamos del socialismo estatal, marxista o sencillamente de partido? Para el anarquismo el desarrollo de la libertad solo es posible si existe igualdad social. La existencia del Estado supone que puede existir libertad sin igualdad social: libertad democrática, libertad de mercado, libertad de información, etc.., en una sociedad con privilegios. La dominación y servidumbre es sustentada por el control económico y cultural de la población. El capitalismo y el Estado se alimentan entre sí. Para el anarquismo la libertad no está hecha de privilegios, sino de responsabilidades, no existe libertad donde hay castas privilegiadas. Solo la experiencia permite responder a los distintos problemas que se desprenden de las proyecciones anarquistas. Este volumen, añade un escrito titulado “El socialismo y el Estado”, del teórico y anarcosindicalista alemán Rudolf Rocker, al que García Pradas se refiere en el capítulo III, dando una adecuada perspectiva histórica al tema tratado.

ÍNDICE

05. El Socialismo y el Estado (Rudolf Rocker)

25. LA CRISIS DEL SOCIALISMO

27. I) Fin del sistema burgués

49. II) Sublevación del Estado

77. III) Socialismo y Libertad

_________________________

 

José García PradasJOSÉ GARCÍA PRADAS (1910-1988), periodista y escritor anarquista burgalés. Estudió bachillerato en Burgos y en Vitoria, y la carrera de Derecho en Zaragoza, que no terminó. En 1930 se instaló en Valencia, donde trabajó de dependiente y de oficinista. Allí se introdujo en los ambientes literarios y políticos, y conoció Max Aub y Marín Civera Martínez. Se acercó a la CNT después de leer a Lenin, al que encontró rechazable. En 1933 hizo de corresponsal para el periódico La Tierra. Poco antes del estallido de la guerra civil se trasladó a Madrid como su redactor, trabajo que abandonó poco después. Trabajó de albañil e ingresó en la FAI, en el grupo de Celedonio Pérez y de Melchor Rodríguez. En febrero de 1936 se afilió a la CNT. Cuando comenzó la guerra civil se encuentra en Barcelona, ​​pero se irá a Madrid donde se convertirá en uno de los pilares de la CNT castellana dirigiendo las publicaciones CNT y Frente Libertario, siendo miembro del Comité de Defensa del Centrocon Val y Salgado, combatiendo en Guadalajara y los alrededores de Madrid, colaborando en la preparación de la maniobra antiestalinista contra Negrín de marzo de 1939 (asunto Casado), etc. Durante estos años escribió a favor de la unión con la socialista UGT y el frentepopulismo antifascista. En 1938 prologó el libro de Eduardo de GuzmánMadrid rojo y negro”. Se exilió en Francia (Marsella, París, Dieppe). Luego se instaló en Londres, donde trabajó de albañil, camarero y más tarde como redactor de la radio británica, al tiempo que realizaba tareas literarias, como la traducción de Shakespeare. Mantuvo famosas polémicas con Leval, Carbón y Peirats, y críticas muy duras hacia Horacio Martínez Prieto, causando a su juicio del colaboracionismo cenetista. Hacia 1950 defendía un anarquismo sin Bakunin y parece que en 1951 se dio de bajar de la CNT. Colaboró ​​en numerosas publicaciones libertarias fue autor de decenas de libros. En 1978 participó en la película "¿Por qué perdimos la guerra?" , de Francisco Galindo y Diego Abad de Santillán.

 

Rudolf RockerJOHANN RUDOLF ROCKER (1873-1958) escritor y activista anarcosindicalista alemán. Se consideraba un anarquista sin adjetivos, y teorizó sobre las distintas escuelas anarquistas que para él eran “diferentes métodos de la economía”, siendo el primer objetivo anarquista “garantizar la libertad personal y social de los hombres”. “Nacionalismo y cultura” será su obra más conocida donde afirma que “toda política es en última instancia religión” ya que ambas esclavizan a su creador (el hombre) y se consideran falazmente la fuente de todo progreso cultural.